Blog

Disfruta de la dieta
Disfruta de la dieta

Un sabor una emoción

Los invito a este viaje, el cual como muchos comienza con el primer paso, acerquémonos a nuestra naturaleza

Seguir una dieta no es tarea sencilla. Una mujer está sometida a cambios hormonales todos los meses y la ansiedad y el estrés producidos por una vida atareada parecen ser factores que van condicionando nuestra forma de alimentarnos.

De esta manera cada día nos vamos sobrealimentando y cuando estamos en desbalance y queremos equilibrio, una dieta estricta   parece ser la forma de olgar los excesos a los cuales hemos sometido a nuestro cuerpo, sin embargo estos altos y bajos no son la forma adecuada para mantenernos en salud y bienestar.

No alimentemos el alma con comida cuando esta nos pida cariño, como tampoco nos atiborremos de sabores dulces cuando queramos satisfacción y confort, los sabores son emociones, sin embargo alimento no es sólo lo que se puede ingerir vía oral sino que todo aquello que podamos percibir con los 5 sentidos.

El secreto parece estar en nosotros mismos, Equilibrio, mental, físico espiritual…

CON RESPECTO A LA DIETA:

Un alimento que es bueno para uno no necesariamente es medicina para el otro, sin embargo hay grupos de alimentos que me permitirán desempolvarme de sentimientos tóxicos que dañan y hacen caer en la autodestrucción, estos son llamados por la medicina Ayurveda como alimentos Sátvicos los cuales se encuentran en el enriquecido  plano de la bondad, nos referimos especialmente a las atractivas frutas y verduras.

Los invito a este viaje, el cual como muchos comienza con el primer paso, acerquémonos a nuestra naturaleza la cual hemos olvidado en la urbe y dejémonos cautivar por la belleza de nuestra esencia humana.

 

CONSEJOS PARA PONER EN PRÁCTICA:

 

  • Consumir abundantes verduras, frutas y líquidos. La energía que aportan estos alimentos no sólo otorgan buena salud sino que también predisponen a tener una conducta positiva y feliz ante la vida.
  • La depuración corporal es importante para comenzar con la dieta de las emociones. Beber mucha agua al día limpiará el cuerpo de las toxinas y también despejará la mente de los malos pensamientos. Aunque no se crea, basta con hacer el intento y se notará de inmediato la liviandad que se experimenta.
  • Olvidarse definitivamente de las grasas saturadas y de otros nutrimentos presentes en los productos industrializados que no aportan energía vital.
  • Las ensaladas de muchos colores ofrecen aportes vitamínicos y a simple vista transmiten una imagen agradable y apetecible. Comer verduras, frutas, frutos oleaginosos, cereales integrales durante el día es una buena y sana alternativa siempre y cuando las cantidades sean las adecuadas para  nuestro Dosha  o humor biológico. Recordemos que cada uno de nosotros en un microcosmos con sus propias características y necesidades.
  • Practicar relajación. La meditación o el yoga es ideal para comenzar con una nueva forma de vida. Mejora el cuerpo y la mente. Uniéndolos armónicamente y haciéndolos funcionar en la misma dirección.
  • Pensamientos positivos: nadie puede enseñar a tenerlos. Hay que cambiar el chip y comenzar a ver la vida con buena energía. Las sensaciones negativas, el miedo y el constante mal humor hacen que se gane peso.
  • Tener en la cocina alimentos saludables para impedir tentarse por aquellas comidas que hacen daño.
  • Encontrar minutos al día para salir a pasear, andar en bicicleta o realizar alguna terapia natural que favorezca al espíritu y al buen humor. De este modo el carácter estará predispuesto a consumir alimentos que otorguen beneficios.
  • La mujer durante todo el ciclo vital sufre cambios que no son fáciles de sobrellevar. Hay que estar preparada para afrontarlos y no entrar en las tan mencionadas crisis de la edad. El ánimo, el buen humor y la buena energía se pueden conseguir a base de esfuerzo diario y decisión constante.

 

Pamela Barrientos Martínez

Nutricionista

Compartir

Comentarios


Suscríbete y recibe todas nuestras novedades y promociones directamente en tu correo electrónico.