Blog

Primavera libre de alergias: ¿cuándo comenzar con los tratamientos para que hagan efecto?

Especialistas aseguran que existen fármacos que tienen mejor efecto si son usados con algunas semanas antes de que comience la polinización de las plantas y flores. Acá te contamos cuáles son y cuánto tiempo antes debes comenzar a usarlos para evitar molestias.

Muchas queremos que se acabe el frío y lleguen pronto las templadas temperaturas de la primavera. Sin embargo un gran porcentaje teme sufrir las molestas alergias que afloran en esta época debido a polinización de las plantas y flores que comienza en septiembre.

Para que no vivas una “maldita primavera”, conversamos con el doctor Juan Pablo Cavada, director médico de la Clínica Puerta del Sol, quien asegura que la única forma de suavizar sus síntomas es comenzar con el tratamiento antes de que ellos aparezcan. Por eso, comenzar en Agosto sería clave.

“Para tratar los síntomas como la picazón y el enrojecimiento existe un grupo de fármacos llamados antihistamínicos cuyo uso es local, es decir en gotas. No es conveniente el uso por vía oral. Pero estos no previenen los síntomas de los casos de conjuntivitis alérgica estacional o primaveral. Los que sí lo hacen, siempre y cuando se usen entre 1 a 2 semanas previo a su inicio, son los del grupo de fármacos llamados estabilizadores o inhibidores de la degranulacion de los mastocitos (que son las células que participan en el proceso que origina la alergia). Estos fármacos al igual que los antihistaminicos se utilizan en gotas”, explica el especialista.

El especialista agrega además que también existen otras medidas tan importantes como la medicación con fármacos, que son el uso de lentes como barrera de protección y de lágrimas artificiales a diario para barrer y diluir los alérgenos.

Alergias fuertes

El médico de la Clínica Puerta del Sol dice que si la alergia es muy fuerte, se puede complementar el tratamiento con corticoides en forma local (gotas) o incluso por vía oral.

“Estos siempre deben ser aplicados bajo estricta supervisión médica, dados sus múltiples efectos adversos. De esta manera, se suavizan síntomas como la picazón ocular y periocular, ojos rojos, hinchazón de los párpados, y epifora, es decir, lagrimeo constante de los ojos, los que podrían empeorar en días en que la concentración de polen está muy alta. Si bien, la alergia involucra a ambos ojos, esto no quiere decir que la gravedad sea igual en los dos. Las personas con alergias oculares también suelen padecer alergias respiratorias, o al menos, algunos de los síntomas propios de ésta, como goteo de la nariz, estornudos, tos, dificultad para respirar, picazón en la nariz, la boca o la garganta”, finaliza.

Vía: Biut

Compartir

Comentarios


Suscríbete y recibe todas nuestras novedades y promociones directamente en tu correo electrónico.