Blog

El temido huevo
El temido huevo

Mitos sobre la alimentación

Un mito alimentario, es una afirmación que es conocida por la población en general, y no tiene base científica

Un mito alimentario, es una afirmación que es conocida por la población en general, y no tiene base científica. Afirma lo contrario de lo que realmente es, y puede  ser perjudicial para la salud, o en el mejor de los casos, no tener efecto alguno.

Los mitos alimentarios son muchos y variados. A continuación tenemos algunos frecuentes.

El temido huevo

•  No se deben consumir más de uno o dos huevos a la semana. 
•  El huevo crudo alimenta más que el cocido. 
•  Los huevos colorados son mejores que los blancos. 
•  Si se tiene colesterol, no se pueden comer huevos.

El huevo crudo, se resiste a la acción de los jugos gástricos. Por el contrario, cuando está coagulado por el calor, se aprovecha casi al 100%. Absorbiéndose así su  proteína de alto valor biológico.
El color de la cáscara del huevo no afecta el valor nutritivo, pero por ser una cáscara más sólida y menos permeable, permite una mejor conservación. 
En la literatura médica, hay numerosos estudios que demuestran el escaso efecto del consumo de huevos sobre el colesterol en sangre. Por lo tanto, las recomendaciones dirigidas a disminuir el riesgo cardiovascular, deben concentrarse más en una reducción de la grasa  total de origen animal, que del colesterol dietético aportado por el huevo. Aumentar el consumo de grasas de los pescados de aguas profundas. O sea rico en omega 6.

El desacreditado pan

•  El pan engorda. 
•  La miga engorda más que la corteza. 
•  En las dietas, solo se admiten las tostadas.

El pan engorda en proporción a las calorías que aporta, que son bastante moderadas. Como en el caso de las pastas, el arroz, y las papas, lo que engorda en el pan, es lo que se le unta en el, que generalmente es materia grasa.
La masa del pan es la misma en la miga y en la corteza. Si acaso, la corteza, al tener menos agua, en igualdad de peso tendrá más calorías que la miga.

Mitos en torno al agua

•  Beber durante la comida, engorda. 
El agua no aporta calorías, por lo que es imposible que engorde. Y es positivo tomarla durante la comida porque ayuda en la digestión. 
Frutas que engordan y adelgazan 
•  La fruta, después de comer, engorda. 
•  El ananá y el pomelo adelgazan y son quema grasas. 
•  Los diabéticos no pueden comer banana.

Los alimentos no engordan porque se tomen en un determinado orden, sino porque el valor calórico de lo ingerido supera las necesidades calóricas del individuo. 
Ninguna base científica respalda que haya frutas adelgazantes y en ningún caso es recomendable llevar una dieta basándose en el ananá, pomelo o limón. 
Una banana pequeña aporta la misma cantidad de azúcar que una manzana mediana. Por lo tanto, no es cuestión de qué comer, sino de qué cantidad se come.

Compartir

Comentarios


Suscríbete y recibe todas nuestras novedades y promociones directamente en tu correo electrónico.