Blog

¿Tu amiga come y no engorda? Estas 3 pueden ser razones de tan maravillosa situación

No es una cuestión de misterio, sino de la herencia genética y las cantidades en comida y movimiento.

De seguro te ha pasado que sales a comer con tus amigas y una en particular como todo lo que le provoca sin remordimiento de conciencia porque mantiene una figura esbelta sin mucho sacrificio. Una situación que genera un poco de envidia y pesar porque te pasa lo contrario ¡sientes que hasta el agua te engorda!

Aunque te cueste creerlo no es una cosa que se da por arte de magia o por rezar una oración. Existen 3 razones principales de este gran privilegio que acompaña a tu amiga…

La genética

Se cree que entre el 60 y 70% del peso en general está determinado por los genes. Aunque, los científicos solo han identificado menos de una quinta parte de los genes implicados en el proceso, aún se desconoce cuánto es finalmente. Otro aspecto es juego es la reproducción sexual, ya que permite una recombinación genética constante. Es por eso que algunas mujeres conservan los genes que predisponen a la delgadez, a pesar de que eran una desventaja para los antepasados.

El tiempo y los viejos genes

En algunas mujeres llevan los llamados genes de la grasa que nos predisponen al aumento de peso. Esto sucede por la falta de tiempo para que el metabolismo logre desarrollar una respuesta positiva ante la gran variedad de alimentos que consumimos como comida congelada, chatarra o rápida, entre otros.

El ejercicio

Aunque no te gusta mucho abordar el tema no todo depende de la herencia genética. Definitivamente la cantidad de alimento que consumes y la actividad física que haces determina del 30 al 40% de nuestro peso.

Vía: NuevaMujer

Compartir

Comentarios


Agenda tu hora

Suscríbete y recibe todas nuestras novedades y promociones directamente en tu correo electrónico.