Blog

Cuatro aguas detox para limpiar tu cuerpo

Hay pequeñas prácticas y hábitos muy fáciles de mantener en el día a día que pueden influir enormemente en la manera en que nos sentimos y en que damos cuidado a nuestro cuerpo y salud.

 

Las infusiones vivas o aguas detox no son más que la mezcla de agua con ingredientes naturales que dejan lo mejor de sí en una refrescante y deliciosa bebida que se puede ir consumiendo a lo largo del día. Algunas tienen propiedades desintoxicantes, otras ayudan a estabilizar o acelerar el metabolismo y otras pueden tener propiedades energizantes o calmantes que se traducen en bienestar puro.

¡Ojo! Además, son la mejor opción para sustituir las bebidas llenas de azúcar, colorantes y químicos. Estas son pues algunas de mis favoritas:

 

Agua de pepino, limón y menta:

El limón ayuda a regular el metabolismo mientras que el pepino es un antioxidante, elimina toxinas y favorece la circulación sanguínea. La menta le da un toque refrescante y es ideal para las digestiones lentas.

Agregar un limón en rodajas, medio pepino en rodajas y un puñado de hojas de menta o hierbabuena en 1/4 de litro de agua con bastante hielo y dejar infusionar durante al menos 10 minutos. Mantener en el refrigerador.

 

Agua de limón y jengibre:

Ideal para darle un empujón al metabolismo por el efecto termogénico del jengibre y el poder de eliminación de deshechos del limón. Además, ambos ingredientes son conocidos por sus propiedades inmunológicas y por purificar la sangre.

En ¼ litro de agua caliente, agregar un puñado de jengibre del tamaño de un pulgar cortado en trozos y un limón en rodajas. Dejar enfriar en el refrigerador y agregar hielo.

 

Agua de manzana y canela:

Relajante, desinflamatoria e inhibidora del apetito, esta infusión puede hacerse con la variedad de manzana deseada. Ideal para la salud de la piel y disminuir la presión arterial.

En ¼ de litro de agua caliente agregar media manzana en rodajas y una o dos ramas de canela (según el gusto por el sabor de la especia). Dejar enfriar en el refrigerador y ¡listo!

 

Agua de fresas y pepino:

Las fresas son conocidas por su gran propiedad antioxidante y el pepino por su acción diurética, sin mencionar el delicioso sabor que de su combinación deriva. La piel es la mayor recompensada con esta mezcla.

En ¼ de litro de agua agregar unas 5 fresas picadas (idealmente orgánicas o muy bien lavadas) y medio pepino en rodajas. Agregar hielo y dejar reposar al menos 10 minutos. Se le puede agregar un puñado de hierbabuena.

Vía: Fucsia 

Compartir

Comentarios


Suscríbete y recibe todas nuestras novedades y promociones directamente en tu correo electrónico.